Qué he aprendido de la vida

Seguramente no es la primera vez que notamos como después de la euforia inicial de la celebración del año nuevo la ru na empieza, paula namente, a recuperar su espacio.

Los “propósitos y obje vos de cambio para una nueva y mejor vida” rápidamente se vuelven en meras ideas y pensamientos que, aunque inicialmente llenos de ener- gía pretendían cambiar vidas, al ponerse en prác ca, rápidamente pierden sen do o convicción.

¿POR QUÉ SUCEDE ESTO?

El concepto del “mañana” ene un gran valor para la civilización occidental al momento de ge- nerar ideas, intenciones y propósitos que facili- tan logros e invenciones para “vivir mejor y más fácil”; sin embargo, su concepto aún requiere de temas como la sabiduría emocional, la cual se ge- nera mediante el aprendizaje y la experiencia de la existencia humana.

¿SIGNIFICA ESTO OPONERSE AL FUTURO Y AL DESARROLLO?

Se dice que el período que llamamos futuro, en realidad solo es resultado y expresión de los pen- samientos, momentos y decisiones ya vividos. Muchos de estos momentos han trascendido al

construir muestras y ejemplos de agradecimien- to, humildad, pedir u otorgar perdón, desechar todo lo viejo o en desuso, o intercambiar pro- mesas para una vida más feliz al encontrar la paz interna y equilibrio, aunque sea durante fugaces momentos.

Por supuesto, no todo es posi vo. Muchos, sin poder decirlo, hemos construido presentes y fu- turos, con interiores llenos de culpa y remordi- miento que no nos atrevemos a mostrar y que son la causa de que señalemos en los demás como defectos: Ira, violencia, rencor, desprecio, egoísmo, dolor, o miedo; estos son elementos que no ayudan al crecimiento emocional y que, por lo tanto, impedirán el cumplimiento de com- promisos de cambio que requieran de energía posi va.

Debido a que la idea básica de este ar culo es des- cubrir como nuestra experiencia de aprendizaje nos ha dotado de recursos para crear futuros con mayor energía posi va, resultará ú l incluir algunos -aunque resumidos- temas de esta “sabiduría emocional prác- ca”, con el obje vo de mejorar nuestra vida de rela- ción y, por supuesto, para lograr con menos esfuerzo cualquier propósito de cambio en nuestra vida.

El cambio, la transformación y la evolución son saludables y nos invitan a deshacernos del “peso innecesario”. ¿Guarda usted lo que “cree” que le va a recordar toda la vida el amor o el sen miento por alguien?

Tire, queme o regale todo lo que no se usa, incluyendo sen mientos dolorosos. Aproveche la catarsis de ya no guardar “ese sen miento de que lo familiar” propor- ciona algún po de falso control.

Termine procesos, ac vidades, costumbres y ciclos que no va a resolver nunca y que solo lo conducen al cansancio o al desgaste psicológico. Esto incluye pro- yectos o relaciones que nunca se harán realidad.

Recupere y crea en su capacidad de asombro. Trate de ver todo como la primera vez. Deshágase de prejuicios, temores y dolores que limitan su desarrollo espiritual.

Para decir adiós, solo ene que decir adiós. Tanto si ama como si ya no. Viva sin culpa ni deuda moral o espiritual.

Share this article

Leave a comment